Gestionando Relaciones

Hola.

Que hermoso viaje estamos realizando al autoconocimiento de nuestra verdadera naturaleza. En eso que llamamos vida cotidiana son muchas las situaciones que se nos presentan para reconocernos, descubrir nuestra debilidad y convertirlas en fortalezas.

En esta ocasión revisamos el cómo gestionamos las relaciones.

¿Qué SON LOS APEGOS?

Estas dependencias o maneras de exteriorizar como percibimos el modo de relacionarnos se generan en la infancia, primero en el ámbito familiar y posteriormente en el entorno social.

AUTONOMÍA.

Es la capacidad de estar bien consigo mismo, es la capacidad de vivirse desde la alegría y la aceptación.

INTIMIDAD.

Es la capacidad de estar bien tranquilo en cercanía con los demás. Es superar el miedo al otro, al rechazo y disfrutar de la compañía de otros seres humanos.

El obstáculo principal a superar para poder disfrutar de interacciones agradables y satisfactorias es integrar los tres yoes que moran en nosotros,

el yo bueno, el yo malo y él no yo. Esto nos lleva a reconocer que no nos podemos conocer a nosotros mismos, sino a través de la mirada del otro.

¿QUÉ SERÍA UNA BUENA GESTIÓN DE LAS RELACIONES?

Para gestionar eficazmente las relaciones, es importante tener en cuenta los siguientes puntos:

1. Comunicación efectiva: La comunicación es la base de cualquier relación saludable. Asegúrate de ser claro, conciso y respetuoso en tus comunicaciones, tanto verbales como no verbales.

2. Escucha activa: Escuchar activamente implica prestar atención, entender y responder adecuadamente a las necesidades, inquietudes y sentimientos de la otra persona. Esta habilidad te permitirá mejorar la calidad de la comunicación y de la relación.

3. Empatía: Ponerse en el lugar de la otra persona te permitirá entender mejor sus necesidades y sentimientos, lo que contribuirá a una relación más armoniosa.

4. Respeto: El respeto mutuo es fundamental en cualquier relación. Asegúrate de tratar a los demás con respeto y consideración, incluso en momentos de conflicto.

5. Confianza: La confianza se construye con el tiempo y se basa en la honestidad, la sinceridad y la coherencia entre lo que se dice y se hace. Si quieres mantener una relación saludable, es importante que seas confiable.

6. Flexibilidad: La vida está llena de cambios e imprevistos, por lo que es importante ser flexible y estar dispuesto a adaptarse a las necesidades y expectativas de la otra persona. La capacidad de negociar y encontrar soluciones creativas y beneficiosas para ambas partes será fundamental para gestionar eficazmente las relaciones.

Adelante confía en ti y en los demás construye relaciones poderosas.

Éxito.

Flora Cervan Gaitán

Jose Luis Romero Dávila

Coordinadores AVN.

Artículos relacionados

Respuestas

Introduce tus datos

FORMULARIO DE RESERVA